corazon a la medida

Los varones que hacían la mili hace unos cuantos años tenían un chiste. “En la mili dan la ropa a medida. ¡A medida que uno va llegando!”. Es un viejo chiste de un amigo, que ronda ahora los setenta.

Parece que en estos tiempos de mucha búsqueda y “sinvivir” y a la par poco encuentro y despiste, la espiritualidad se ha convertido en un entretenimiento más, que se nos acomoda y se nos fabrica a la medida.

Si echamos un vistazo al mercado espiritual la cosa está entretenidísima, oiga. El objetivo parece ser evitar que nos invada el típico aburrimiento y vacío existencial en el que uno termina, quiera o no, por encontrarse a poco que se sincere.

Como lo habitual es no asomarse ni un poquito al aburrimiento, ni a…“¿….eso del vacío que es lo que es….?” Encontramos una vía mucho más rápida, acomodada, limpia y sin barros. Un atajo de los de toda la vida. El atajo espiritual nos da cierta prestancia, es como una marca de calidad personal y con eso puesto en la frente, un puñado de frases sanadoras y unos pantalones hippies o corbata, nos presentamos ante nosotros mismos y los prójimos que tenemos más a mano, a ver si con suerte podemos convencer a alguno más que se sume a nuestra cruzada que es “…una pasada…”

De modo que nos encontramos con toneladas de idiotas espirituales, que si cabe son más idiotas que antes de ser espirituales. Un idiota es esa persona que no ha conseguido averiguar apenas nada sobre sí mismo y que si se rasca un poquito en la superficie siguen sufriendo por las mismas cosas de siempre. Eso sí, a la última en la última técnica de meditación que hacen los indios de Chamunicheision, por poner un sitio al azar o lenguaje emocional o sanaciones de ciertas partes, antes para concebir y ahora sagradas, del cuerpo femenino.

Lo que hay que averiguar sobre uno mismo da una pereza tremenda, nos cuestiona y nos lastima el ego espiritual, lo deja como unos zorros. Lo que hay que averiguar es la parte más petarda con la que andamos, los dolores viejos, los miedos y sustos, la incoherencia que nos sale por todos los poros. Lo normal y lo humano es que asomarse a todo esto nos va a dar pereza, incluso más pereza que miedo. Altera gravemente la paz preestablecida y proyectada en todo ese mogollón de frases del facebook que nos hemos aprendido. En este viaje a menudo nos sorprende la sensación de estar peor que cuando uno estaba feliz en la inopia, sin saber nada de nada sobre uno mismo. No es muy recomendable emprender este camino a solas, uno termina en el mismo juego de convencerse solo de lo que le interesa. Es aconsejable tener a alguien que nos contraste el pensar y el sentir sin pelos en la lengua.

Entonces, entre todos los autodenominados espirituales hay pocos que se planteen un trabajo sobre sí mismos. Hay quienes hacen este trabajo y posiblemente ni siquiera se llamen a sí mismos espirituales, aunque toda investigación sobre uno mismo, tiene este fin.

Es paradójico que haya que conocer profundamente los dolores, incoherencias, miedos, fobias y filias para luego des-identificarnos de todo esto y ser simplemente nosotros mismos más sanos mental, emocional, corporal y como resultado de sanar esto, espiritualmente.

Ánimo, el trayecto es apasionante!

colores logo

Realizamos Talleres y Cursos, si te interesa llevar uno a tu localidad contacta con nosotras pinchando AQUÍ

Más sobre nuestros TALLERES pinchando AQUÍ

Síguenos en facebook https://www.facebook.com/animocrecimientopersonal/

Somos  Mabel Alquezar y Cristina Cantín, profesoras de Yoga y Meditación. Orientadoras en crecimiento personal y eneagrama. Realizamos terapias personalizadas en  Alcañiz y Zaragoza.