www.animocrecimientopersonal.com
www.animocrecimientopersonal.com

Cuando nos sentimos bien con nosotros mismos y además tenemos la certeza profunda de que es así, las actitudes de amabilidad y de dar afecto a los demás surgen de manera espontanea. No tenemos que hacer nada. Aparecen las palabras, los gestos y las acciones amorosas sin esfuerzo. Si estás bien, es natural que tu bienestar lo prodigues hacia quienes te rodean, ya que solo damos lo que tenemos.

Cuando la amabilidad y atención a los demás no parten desde la certeza propia de sentirnos bien con nosotros mismos, suelen ser actitudes falsas de manera consciente e intencionada o pueden partir de nuestra necesidad de sentirnos necesitados o tal vez tienen que ver con la necesidad de que los demás me utilicen “así puedo sentir que sirvo para algo”, de seguir la corriente para que haya paz, en un total descuido hacia mis propias necesidades.

Agradar a los demás, ser amable con todos, poner buena cara es una imposición que hemos obedecido desde bien pequeñitos “se bueno…de lo contrario …” Es un mandato interno que seguimos alimentando y no siempre nos hace bien. Hay algo oculto tras este comportamiento, en ocasiones compulsivo.

Lo que permanece oculto y no es muy fácil de ver es la búsqueda de reconocimiento, es decir que desde este comportamiento compulsivo de agradar, los demás puedan saber que existimos. En este momento todo el poder está colocado en lo que crees que los demás pensarán acerca de ti. “Si digo siempre si y soy obediente o directamente servil creerán que soy bueno y a los buenos se les quiere” Puede parecer y de hecho lo es, un pensamiento infantil. No es consciente, uno no piensa esto y actúa. Funciona al revés; uno actúa como actúa, porque inconscientemente este es el pensamiento de fondo y el que, como decíamos, permanece oculto y no es muy fácil de ver.

Los hechos, es decir, lo que acabas haciendo y acaba ocurriendo en tu experiencia refuerza repetitivamente esta creencia infantil, hasta que seas capaz de verla.

Asumir valientemente este comportamiento es el punto de partida. Reconocer la compulsión de agradar a los demás. Aquí comienza el verdadero trabajo contigo. Ahora consiste en volcar todo eso que reclamas a los demás hacia ti. A esto se llama el verdadero amor propio y respeto hacia ti mismo. Empezar a saber lo que quieres realmente, con independencia de lo que puedan pensar los demás. Cuidado que puede haber una trampa. Si lo que quieres, por ejemplo, es tener éxito cuida que ese deseo no sea para que los demás te alaben o te envidien. Son cosas que tienen que ver solamente contigo, con lo que te gusta hacer y desde ahí puedes aprender a poner límites y a decir que no, independientemente de si el otro o la otra se enfada o no le gusta.

Cuando empiezas a relacionarte con cariño y comprensión hacia ti mismo, con hechos concretos y no tanto con ideas intelectuales que no se materializan, es cuando también comprendes que los demás también lo pueden hacer y tu opinión al respecto es, lógicamente, también independiente. Y desde esa comprensión, es desde donde nacen relaciones mucho más sanas y sinceras, más amables, menos condicionadas por el resto de personas

Piensa que si lo que tú estás haciendo lo haces para agradar al otro, en realidad lo que haces es manipular a la otra persona para que piense bien de ti.

Al actuar del modo insano, desde la compulsión de agradar, es imposible no sentir una sensación de malestar ya que, asociada a la necesidad, va la idea de la manipulación y el egoísmo y aunque no lo parezca los demás lo reciben así y nos rechazan.

Esta actitud de agrado-rechazo es como dar vueltas a una rotonda de la que no sabemos salir.

Las relaciones de verdad no se dan desde el sacrificio. Piensa que sacrificarte por los demás es lo mismo que manipularles.

Las verdaderas relaciones son “yo me quiero a mi mismo” y desde ahí, desde ese amor, puedo entender que “tú también te quieras a ti mismo”, de modo que no tengo ningún derecho a manipularte.

Si nuestros caminos se juntan es perfecto y si no lo hacen pues también es perfecto.

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL

SABER MÁS SOBRE NUESTROS TALLERES

SOLICITAR INFORMACIÓN, CONTACTO

Regístrate, es gratis! y recibirás entradas como esta.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.