GUÍA FÁCIL PARA MEDITAR EN CASA EN OCHO PASOS

En este libro vamos a describirte paso por paso los requisitos necesarios para que puedas empezar a meditar ¡ya!

Hemos reunido una serie de estrategias y técnicas con aplicaciones prácticas,  y las hemos plasmado en un orden secuencial de 8 pasos  para permitir que cualquier persona que quiera, pueda empezar a practicar la meditación. La meditación  te aportará un mayor conocimiento de tí mismo y  el poder de desarrollar  tus facultades y capacides.

La meditación influye directamente sobre la calidad de vida y nuestra evolución como ser humano.

Con esta guía, te  facilitamos  los conocimientos necesarios para establecer la práctica diaria y en consecuencia hacer que  te ayude a estar más saludable y ser más productivo, desarrollando un mayor control sobre tí mismo y sobre tu vida.

LOS OCHO PASOS DE LA MEDITACIÓN

PASO 1: LA POSTURA.

El primer paso de la Guía fácil para meditar en casa en ocho pasos es la postura física; esencial para que tu práctica sea provechosa. El cuerpo debe tener la suficiente comodidad y firmeza para que mantener la inmovilidad no te suponga el más mínimo esfuerzo y sea de hecho un placer estar así durante unos cuantos minutos todos los días.

¿Qué significado tiene el que nos quedemos quietos? En primer lugar es algo a lo que no estamos acostumbrados, dada la vida que llevamos. ¡No tenemos costumbre de parar!

Por tanto, solamente el hecho de parar ya te va a dar una nueva perspectiva de ti mismo.

¿Qué ocurre cuando decidimos quedarnos así por unos minutos?

Estar completamente inmóvil de manera consciente y voluntaria es algo desconocido para casi todos y la inmovilidad del cuerpo físico es algo que experimentar y descubrir. Es interesante que te acerques a esta práctica sin ideas preconcebidas sobre lo que estás haciendo o sobre cómo te deberías sentir….tan solo experimenta, observa y trata de conectar emocionalmente con las sensaciones que percibas, sean estas las que sean…

A esta parte de la práctica la llamamos experimentar la quietud.

Puedes aprovechar la postura de meditación para que, además de una postura firme y cómoda, te sirva para invocar determinadas actitudes que despertarán en ti la serenidad, la inocencia, el coraje o el equilibrio.

Son los mudras. Posturas o gestos en los que se coloca el cuerpo y las manos. Al incluirlos en la postura de meditación los canales energéticos del plano físico se activan y purifican, lo que repercute en tu estabilidad emocional y mental. Los mudras durante la meditación te disponen de mejor forma para que te lleves estas actitudes a las acciones concretas de tu día a día y a las relaciones con los demás.

Los mudras que proponemos en la Guía fácil para meditar en casa en ocho pasos invocan la serenidad, la ecuanimidad, la acción correcta con sentido y dirección, el coraje, el equilibrio o ecuanimidad, el desapego de uno mismola apertura para dar y recibir, la sobriedad, la humildad y la sinceridad…

Cuando en meditación estamos hablando de la postura estamos hablando del cuerpo, que es el primer lugar donde podemos experimentar un reflejo de lo que es la paz. Al calmar el cuerpo tenemos la posibilidad de acercarnos a un estado superior de la mente y comenzar a experimentar físicamente un estado de paz.

Utilizamos la herramienta que es el cuerpo, o más bien nuestra percepción de él para hacer esta experiencia de pacificar el cuerpo al mantenerlo inmóvil, sin tensiones y en observación minuciosa y directa. Si has tomado alguna clase de Hatha Yoga seguramente estarás un poco más cerca de la experiencia de esta sensación de quietud y de observación del cuerpo.

Este primer paso, la postura, en especial para quienes no tienen mucha experiencia puede ser en ocasiones muy conflictivo. La tendencia del ego, lo que nos sale en automático y desde el inconscientees el movimiento continuo, no observarnos, no prestar atención a lo interno, aunque en ocasiones te cuentes que si lo quieres hacer…lo que si es recomendable es acercarte a la práctica sabiendo ya de antemano que lo más probable es que aparecerán resistencias e incomodidades. Disponer de información sobre las resistencias corporales y mentales que aparecen en la práctica hará que las puedas reconocer y por tanto deshacer más rápidamente.

PASO 2: LA RESPIRACIÓN.

El cuerpo esta ya inmóvil, relajado, firme y consciente. Te has detenido a observar la quietud. Te has detenido a observar y entonces ahí mismo aparece un movimiento constante; LA RESPIRACIÓN, que hace que también otros procesos corporales internos funcionen. Así que en este punto están ocurriendo dos cosas a un tiempo, la quietud y el movimiento. Desde la quietud observas el movimiento perceptible que se da con la respiración. Recomendamos una observación prolongada de este proceso respiratorio para que lo conozcas bien y lo puedas manejar.

Toda práctica meditativa tiene que pasar por la respiración haciendo una intervención voluntaria en ella, para dejarla luego en un segundo plano. Es importante que sea así, sino comienzas por dirigir durante unos minutos tu respiración no aprendes que tienes el poder de dirigir.

Así no se trata de que metas mucho aire en el cuerpo. Más bien se trata de permitir que el cuerpo, poco a poco y con la práctica se vaya abriendo a toda su capacidad respiratoria haciendo una respiración lenta especialmente en la exhalación del aire.

Dirigir la respiración tiene resultados medibles químicamente en el cuerpo. Al calmarse por efecto de la respiración, el organismo segrega hormonas que nos hacen percibir corporalmente una sensación interna que identificamos con la paz.

Es maravilloso saber que con un poquito de atención, el cuerpo se prepara y colabora hasta químicamente para facilitarnos la meditación.

Realizar una respiración completa en la que se combina la respiración abdominal, torácica y clavicular suelta el diafragma. Puedes aprende a hacerlo en muy poco tiempo.

El cuerpo tiene una capacidad respiratoria que a menudo, en tu respirar inconsciente no has investigado. Experimentar y probar cómo funciona y qué puedes hacer con ella, te permite descubrir dónde existen bloqueos o dificultades. Respirar conscientemente te encamina hacia una vida consciente.

PASO 3: SOLTAR LA RESPIRACIÓN.

Soltar la respiración para construir la paz interior supone que, tras un proceso de respiración amplia, consciente y voluntaria en la que eres tú quién dirige, nos podemos mantener observando cómo respiramos pero sin intervenir. No interferien el modo y manera en el que respira el cuerpo tiene la paradoja de que es algo que hacemos durante la mayor parte del tiempo, es decir que no te paras a pensar ahora inspiro, ahora exhalo…y sin pensar esto lo hace el cuerpo, es una manera de soltar la respiración pero es inconsciente. La diferencia cuando estamos practicando la respiración es que nos estamos dando cuenta, es decir tomamos consciencia de la respiración. De nuevoutilizamos el cuerpo y este proceso misterioso (la respiración) como reflejo de eso que supone pasar del inconsciente al consciente. Seguramente habrás oído frases que señalan que lo mismo qué es arriba es abajo y lo mismo es dentro que fuera…No es en realidad lo mismo pero es un reflejo palpable y experimentable de lo que se da en la mente más abstracta donde tiene lugar la experiencia de la meditación en si.

Al soltar la respiración se hace evidente un aspecto más profundo en ti: El observador interno. Quizá lo hayas olvidado y pasado por alto, quizá nunca te hayas detenido a pensar qué es lo que en ti se da cuenta, percibe tu cuerpo, tu respiración, tus sensaciones, tus pensamientos…qué es eso que es capaz de reconocer tu cuerpo y lo que ves a tu alrededor. En realidad, ¿Quién o qué se está dando cuenta de que respiras?

Este es el testigo interno, dale la bienvenida de nuevo a tu vida, ahora que lo puedes ver. No se fue nunca a ningún sitio. Siempre está ahí presente. Lo único que ocurre es que puede que estés entretenido en otras cosas y por eso no lo ves. Cada vez que haces una práctica, este testigo va cobrando más valor para ti. Cada vez lo reconoces mejor.

PASO 4: LOS SENTIDOS HACIA ADENTRO

Este es un paso práctico o activo dentro de este proceso que conduce hacia el estado de meditación. Hemos parado el cuerpo en quietud, hemos respirado activamente y hemos soltado la respiración. En esta observación aparecen sensaciones, estamos inmóviles pero respirando y con algo más despierto: nuestros sentidos…qué hacemos con ellos? Seguimos sintiendo la piel, el frio o el calor, seguimos escuchando los sonidos externos, nuestro olfato está activo ( más si nos hemos puesto como buenos meditadores el incienso, las velas…) también podemos notar el sabor de la boca y la vista? Estamos con los ojos cerrados pero, ¿vemos la oscuridad?…. En este paso vamos a ir repasando y deteniéndonos a observar cada sentido para volcarlo hacia dentro. Así de nuevo, utilizamos algo externo, algo que nos trae la información de lo que pasa fuera de nosotros, como son los sentidos para darle una nueva orientación en este caso interna…los sentidos hacia dentro.

PASO 5: La atención al entrecejo.

Para realizar este paso:

Imagina sentir la cabeza vacía y centra tu atención en el entrecejo. El entrecejo es ese lugar en la frente donde los hindúes se pintan un puntito; se llama bindi, que literalmente quiere decir «punto» y se asocia con el sexto chackra (Ajna). También se le conoce como tercer ojo o como ojo de luz.

PASO 6: EL TESTIGO INTERNO

Entramos en el ámbito de “lo que se ve” ahí dentro con los ojos cerrados. Lo que se ve al interiorizar. Al principio un lio…que hay que deshacer poco a poco, teniendo de nuevo información sobre lo que es cada cosa, y también vemos en global, el denominador común de nuestros pensamientos y vemos por tanto, la naturaleza de nuestro estado mental. En este punto hay una experiencia interna de observación, estamos entrenando la mente cada vez que la observamos de esta manera tan profunda y lo que produce este entrenamiento es que nos va a ayudar en la vida, en las cosas concretas que vivimos para poder observarlas de manera más amplia, mas meticulosa, nítida y más consciente, por tanto.

PASO 7: CONCENTRACIÓN «DHYANA»

Apartir de este paso se trata de ir manteniendo la práctica para que la meditación se vaya dando. De alguna manera a partir de aquí ya no puedes hacer nada más, todo lo que tenga que ocurrir irá ocurriendo. Sueltas toda la idea de control. Es cierto que mantenerse con confianza (en algunas disciplinas se le llama también devoción) es algo que tienes que hacer en este punto. Solo eso.

Existen tres niveles o fases en estado de Dhyana:

1.- Shaguna Dhyana, que significa meditación con forma.

2.- Nirguna Dhyana, meditación sin forma.

3.- Suddha Dhyana, meditación o unión con el Ser transcendente.

Como decimos, estos estados en tu mente superior no se pueden elegir, se van dando de nivel en nivel mediante la práctica.

PASO 8: CONCENTRACIÓN MEDITACIÓN

Mantener el paso siete es colocarse en el siguiente, el ocho, el estado meditativo, ya que la mente no puede ir hacia otro lugar . Toma dirección, es un avión que despega, lo único que cabe , si se mantienen las condiciones previas es que vuele, no puede hacer otra cosa. Es el momento de la mente abstracta, la no forma.

Nada que tenga que ver con el mundo tal y como lo percibes con los ojos del cuerpo. Y esta experiencia abstracta es tu experiencia. Absolutamente nadie más puede hacer esto por ti. Las experiencias de meditación, cuando se alcanza estados elevados en la mente, se convierten en una referencia. A partir de ahí ya puedes diferenciar. El mundo y esto otro. Lo que siento y esto otro. Lo que pienso y este otro estado. Y así por contraste vas dándote cuenta de algo que habréis oído nombrar mucho: El contraste entre el miedo y el amor (entre el ego y el espíritu que somos) este es el fin y el objetivo. Esta es la experiencia espiritual profunda que ocurrirá en el estado meditativo.

¿Donde comprar el libro?

Puedes comprar el libro en formato digital a traves de Amazon: Comprar

En formato fisico directamente en nuestra web.

En otros puntos de venta:

Zaragoza:

  • Escuela de Yoga Sanatana Dharma Zaragoza. Mariano Barbasán 18
  • Librería Albareda

Alcñiz:

  • Librería Santos Ochoa

Andorra: 

  • Escuela de Yoga Ekavira. Calle Olivo, 9

Para cualquier consulta puede escribirnos al correo : hola@animocrecimientopersonal.com

 

¿Necesitas ayuda?

11 + 5 =