El yoga no llego a mí, yo llegué al yoga cuando tuvo que ser …hoy comprendo que ni antes ni después.

Llegué expectante, incrédula y me quedé. Con unas grandes orejas escuché todas y cada una de las palabras que Cristina dijo en esa clase…..escuché, que no oí….y prendida me quede del tono de su voz….que solo me aporto paz.

Las asanas me enseñan a frenar físicamente …las clases de crecimiento personal y eneagrama a conocerme mejor y vaciar esa «mochila» .En cualquier caso a mantener el equilibrio aunque desde el cariño te diré hoy amiga que lo mejor que me ha traído el yoga eres tu y lo peor la salida de la ignorancia con el «darse cuanta» …al fin y al cabo …VIVIR.

Encantada de compartir este camino con muchos de vosotr@s que sin el yoga tal vez …o no….no os habríais cruzado en mi camino-

Yolanda Lacambra – San Mateo de Gállego

24 noviembre, 2017