Un cambio de palabras que todo lo cambia

Hace unos días leíamos la carta de un cura misionero de un país africano. Se quejaba del morbo y la saña con la que algunos medios de comunicación habían tratado el asunto de los curas pederastas en los Estados Unidos. En su escrito condenaba estos hechos y se refería también a la cantidad de religiosos que están por el mundo salvando a otros niños, esos de los que nadie se acuerda. Este hombre recordaba los hombres y mujeres de la iglesia católica que han contraído graves enfermedades o han sido ametrallados ejerciendo su labor humanitaria con los que nada tienen.

Al punto de empezar a leer este texto, ya me estaba temiendo que el “pero” llegaría de un momento a otro. En su carta, el nexo de unión entre una parte y otra utilizó la conjunción adversativa “pero” que aunque su finalidad es unir o contrastar dos partes, lo cierto se usa para negar, quitar importancia u obviar una parte( la que va delante ) de modo inconsciente.

Hay curas que abusaron de niños PERO otros salvan vidas en los suburbios de Brasil .

La carta de este cura misionero es un ejemplo para que puedas ver lo que ocurre en la mente. Cambiamos el “PERO “ por “Y”

Hay curas que abusaron de niños Y otros salvan vidas en los suburbios de Brasil.

Suena distinto, ¿verdad?

Algo se integra. Se ven las dos partes, las dos realidades y el juicio se cae. Pasa esto ; los curas pederastas y pasa esto otro también; los curas misioneros.

Cuando yo era adolescente recuerdo las palabras de una mujer que conocí y que hablaba de su marido, del que seguramente estaba recibiendo malos tratos en aquel momento diciendo: “PERO es muy bueno lo da todo…” No había yo analizado muchas cosas y esa frase se me quedó grabada y también la sensación de negación del asunto en el que estaba metida aquella mujer.

En las sesiones de Orientación Transpersonal, parte del trabajo fundamental con la persona consiste en integrar partes disociadas del pensamiento y que a menudo están negadas con esta simple palabra: PERO. Al ir sustituyendo cada “pero” por “Y” se integran las dos realidades, se ponen de igual a igual, no se niega una parte, sino que aflora todo en toda su consistencia y desde esta integración se comienza a ver con mucha más claridad las situaciones de la vida que estamos atravesando. Los pasos a dar se simplifican y aparece una nueva seguridad en la toma de decisiones.

LO QUE NIEGAS TE SOMETE, LO QUE INTEGRAS TE LIBERA

 

Sesiones de Orientación

 

 

MANTENTE INFORMAD@ DE TODAS NUESTRAS ACTIVIDADES

SUSCRÍBETE A NUESTRO CONTENIDO

(Sin publicidad y sin compromiso)

Quiero Suscribirme

SÍGUENOS

facebook

 

¿CONOCES NUESTRO LIBRO?

LIBRO

Con nuestro trabajpo el objetivo es poder ofrecerte una ayuda más personal poniendo al servicio de tus necesidades la sesión o las técnicas que tu situación requiera.

Mabel Alquézar y Cristina Cantín

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.