SAT CHIT ANANDA

No existe nada fuera de ti que pueda darte la felicidad.

Esta es una afirmación que habrás escuchado y leído en multitud de ocasiones, sin embargo son pocos los que se atreven a comprobar si es cierta esta afirmación. El hecho de estar buscando la felicidad indica, por el propio interés en la búsqueda, que no somos felices. Este es el primer principio de realidad que habría que asumir y sentir por entero. No somos felices. No soy feliz. Otro principio de realidad es que no sabemos cómo se hace eso de “buscar dentro de uno mismo” la felicidad. No sabemos. De modo que es obvio que pensemos que la única dirección que queda es buscar la felicidad fuera.
Párate un instante y siéntete. Mira bien la necesidad de buscar fuera, en cosas materiales, en relaciones que te “alegren y emocionen” la vida. ¿O tu búsqueda es otra? ¿Más espiritual, quizás? ¿De conocimientos intelectuales, tal vez?

Todo parte de la misma desesperanza; da igual que sea comprarte una falda o leer 10 libros por semana o ir a la caza y captura de novio o novia que te “alegre y emocione” la vida, o ir saltando de práctica espiritual en práctica espiritual….

Es una búsqueda igual de estéril. No digo que no sea entretenida, que lo puede ser años y años. Hasta puede que logres aparentar cierta felicidad. 

Pero párate un momento y observa: Después de este tiempo de búsqueda, tras esta decoración y brillo, esperando a que tu felicidad llegue cuando determinadas circunstancias de tu vida sean de otro modo y “se te acomoden”. ¿En qué ha cambiado tu vida? ¿En qué cosas ha cambiado tu sentir? , Exactamente, ¿En qué?

Con toda esta huida hacia adelante (Da igual hacia qué lugar, experiencia, persona o cosa hayas huido…) ¿Qué ha cambiado en cuanto a tu humor, en cuanto a la calidad de tus relaciones? , ¿Qué ha cambiado en tu ánimo?, Con respecto a tu serenidad, dime ¿Qué es diferente?

Sinceramente ¿Qué cambio grandioso ha habido?

¿Puedes mantener tu paz y calma en los momentos adversos?

Dime sinceramente ¿Qué encontraste fuera?

Posiblemente a estas alturas habrás percibido que la solución no es huir a lo externo. Posiblemente la solución pase por cambiar de dirección (hacia adentro ahora) por un encuentro contigo, sincero, amable, respetuoso, sintiendo la necesidad de buscar. Encontrándote dentro, respirando y ahondando. Cuestionando tus creencias más intimas. Atreviéndote a sentir lo que sea que tengas que sentir, aunque sea displacentero.

Acércate al miedo. Atraviésalo para poder desmantelarlo. Al mirarlo de frente se desvanece por que no es real y tras esa cortina de miedo se encuentra la verdadera DICHA.

Puedes llenar tu vida de cosas, personas y actividades. Yo también lo hice y te aseguro que el vacío no se llenó nunca, porque el vacío es interno, así que es absurdo que se intente llenar con cosas externas. Cuando reconocí esto, lo que entendí fue que la dirección y el sentido eran hacia dentro. Eso me sanó. Siempre es hacia adentro. Hacia el amor insondable que emana constantemente la propia existencia.

SAT.CHIT. ANANDA. VIDA,CONCIENCIA y DICHA.

Quieres recibir más artículos como este en tu correo? regístrate AQUÍ

One Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.